Senda cultural por Vitoria-Gasteiz

Aprovechando la belleza que proporciona la nieve hemos realizado un paseo cultural que comienza en la Basílica de San Prudencio de Armentia y finaliza en la Iglesia de San Miguel Arcángel, pero para quienes venís de fuera, quizás os resulte más sencillo hacerlo al revés.

Partiendo desde Armentia, hemos comenzado nuestro itinerario en el pórtico de la Basílica de San Prudencio.

La Basílica es una de las construcciones románicas más significativas que podemos hallar en territorio alavés. Los restos actuales datan del siglo XII, pero entre el siglo IX y XI existía un templo que fue sede del Obispado.

Vistas de Basílica de Armentia

Basílica de San Prudencio de Armentia.

Continuamos caminando desde la estatua de San Prudencio en dirección al Parque del Prado, pasando por el Paseo Cervantes, hasta llegar a la Capilla de la Sagrada Familia, más conocida como la “Capilla del Prado”.

La Capilla del Prado es obra del arquitecto vitoriano Fausto Íniguez de Betolaza, y se construye a petición de la burguesía de la época al irse poblando el barrio del Prado. Fue Eustaquio Fernández de Ezquerecocha quien patrocinó su construcción. Se trata de una iglesia de estilo neobizantino, y antiguamente en la torre de la izquierda tenía un reloj de horas y en la de la derecha un reloj que marcaba la fecha y las fases de la luna. Actualmente son dos relojes de horas los que podemos contemplar.

Capilla del Prado

Capilla de la Sagrada Familia, “Capilla del Prado”

Continuamos por el Parque del Prado hasta llegar a la Calle Elvira Zulueta, y dejando la citada calle a mano izquierda tomaremos el Paseo de Fray Francisco de Vitoria.

Parque del Prado

Parque del Prado y viviendas de la Calle Elvira Zulueta

Antes de adentrarnos en admirar los edificios que flanquean el Paseo de Fray Francisco de Vitoria, nos gustaría compartir un par de notas sobre la Calle Elvira Zulueta:

Fue Ricardo Augustin, esposo de Elvira Zulueta, quien se ocupó del embellecimiento de la zona del Prado. Consiguió, tras acordar con el Ayuntamiento de Vitoria, embocinar el río Abendaño y construir los 8 chalés de estilo regionalista en la citada calle. El nombre de la calle estaba destinado para él, pero la prematura muerte de su mujer obligó a cambiar los planes.

En el nº 7 de esa misma calle vivieron Don Antonio Fernández de Navarrete y Rada, 9º vizconde de Villahermosa de Ambite, y su esposa Doña Blanca Sáez de Tejada Olozaga, hija del 1º barón de Benasque. Para dichos moradores trabajó mi abuela Doña Elisa Gantxegi Telleria como cocinera, y su hermana Melchora Gantxegi Telleria como Nurse.

Tras esta pequeña anécdota familiar nos encontramos de lleno en el Paseo de Fray Francisco de Vitoria, para admirar los espléndidos edificios que en la actualidad son morada de distintos museos, palacios o colegios.

Museo de Bellas artes de Álava, Colegio Veracruz, Villa Sofía

Edificios en el Paseo Fray Francisco de Vitoria

Comenzaremos por el Palacio Augustin-Zulueta, matrimonio de quien ya hemos hablado más arriba. El citado palacio se construyó a petición del matrimonio entre los años 1912-1916, por los arquitectos Julián de Apraiz y Javier Luque. En la actualidad es sede del Museo de Bellas Artes.

Palacio Augustin-Zulueta

Museo de Bellas Artes en el Palacio Augustin-Zulueta

Justo al lado se encuentra Villa Sofía, edificio de 1902 obra del arquitecto Julio Saracíbar, destaca su decoración de influencia arábica. Actualmente es la sede del departamento de museos de la Diputación Foral de Álava.

Fachada de Villa Sofía

Villa Sofía

Enfrente se encuentra el Palacio Ajuria Enea, construido en 1920 por el arquitecto suizo Alfredo Baeschlin y el contratista Hilarión San Vicente, a instancias de un industrial vitoriano llamado Serafín Ajuria Urigoitia.

Residencia Oficial del Lehendakari

Palacio Ajuria Enea, residencia oficial del Lehendakari.

Junto a él está el Museo de la Armería, su importancia radica no sólo en la relevancia de la colección, sino porque además muestra la importante producción armera en el País Vasco entre finales del siglo XIX y principios del XX, época en la que surgieron un gran número de talleres y fábricas de armas que también están representados en el Museo.

Museo de la Armería

Museo de la Armería

En vez de continuar en línea recta tomaremos el camino que queda a nuestra izquierda y, justo antes de llegar al Paseo de la Senda, nos toparemos con la Casa Zuloaga, construida también por el arquitecto Julio Saracíbar en 1901.

Casa Zuloaga

Casa Zuloaga del arquitecto Julio Saracíbar

Entramos ya en pleno Paseo de la Senda, por donde pasa el Camino de Santiago, y a nuestra izquierda veremos el Palacio Zulueta, que en origen perteneció a Julián Zulueta Amondo, marqués de Álava y vizconde de Casablanca, además de padre de Doña Elvira Zulueta.

Camino de Santiago en el Paseo de la Senda

Paseo de la Senda

 

Palacio Zulueta

Palacio Zulueta

Nos queda poco para alcanzar el destino final, pero antes iremos pasando por lugares bellos. Uno de ellos es el Parque de la Florida, naturaleza en plena ciudad, que alberga 95 especies diferentes de árboles y 79 de arbustos laberínticamente situados junto a  estanques, puentes, grutas, bancos, fuentes y estatuas que configuran un espléndido paraíso verde.

Parque de la Florida en Vitoria-Gasteiz

Parque de la Florida

Momentos antes de llegar a la Plaza de la Virgen Blanca, pasaremos por la Plaza General Loma, donde apenas se percibe la fachada del Convento de San Antonio, habitado por una comunidad de monjas Clarisas. El edificio es de estilo barroco clasicista y fue construido en el siglo XVII. Si podéis no dejéis de probar los dulces elaborados por sus moradoras, son exquisitos.

Fachada del convento de las clarisas

Convento de San Antonio, más conocido por el “Convento de las Clarisas”

A pocos metros y desde “La Mirada” de Agustín Ibarrola, contemplamos las escaleras de la Iglesia de San Miguel.

Iglesia de San Miguel

Trayecto final, Iglesia de San Miguel arcángel, coronando la Plaza de la Virgen Blanca.

Se trata de un templo construido entre los siglos XIV y XVI, sobre los restos de una ermita anterior. Arquitectónicamente funde los estilos gótico y renacentista. Cuando lleguéis, pasad a su interior para poder admirar el retablo mayor, obra de Gregorio Fernández.

Os recomiendo que subáis las escaleras hacia la Plaza del Machete o bien toméis la dirección hacia Los Arquillos, porque en ambas direcciones encontraréis bares y restaurantes donde poder disfrutar y descansar tras este paseo por la historia de Vitoria-Gasteiz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s